Proyecto Nómadas del conocimiento

Proyecto Nómadas del conocimiento: análisis de prácticas pedagógicas disruptivas en Educación Secundaria.

Proyecto Nómadas del conocimiento: análisis de prácticas pedagógicas disruptivas en Educación Secundaria

 

Directores:

José Ignacio Rivas Flores y Rocío Anguita Martínez

 

Grupos de investigación participantes:

ProCIE de la Universidad de Málaga, CEAEX de la Universidad de Valladolid, Nodo Educativo, de la Universidad de Extremadura, e ICUFOP, de la Universidad de Granada.

 

Proyecto:

El proyecto está orientado al análisis crítico de experiencias de pedagogías emergentes y prácticas disruptivas en educación secundaria. La finalidad última es la transformación de estos escenarios en un laboratorio de experimentación educativa a través de compartir diseños, prototipos de experiencias y productos culturales. Partimos de considerar la situación actual de la enseñanza secundaria como incierta, y caracterizada por una profunda desafección por parte de los jóvenes que acuden a ella. No parece que sientan que se les está ofreciendo prácticas atractivas, estimulantes, desafiantes o creativas, sino más bien se encuentran en un escenario academicista, rígido, repetitivo y poco estimulante afectiva e intelectualmente.

Por ello esta investigación toma el concepto de innovación disruptiva (Christensen, Raynor & McDonnald, 2016; Cobo, 2016), que plantea la necesidad de repensar y modificar en clave conectivista estos déficits de la institución educativa. Para ello entendemos el conocimiento como algo distribuido en red e interdependiente (Siemens, 2005) que apuesta por nuevos formatos y soportes heterodoxos que abren nuevos espacios disruptivos que experimentan nuevas formas de interacción y de experiencia en un escenario Knowmádico. Estos nuevos espacios suponen nuevas formas de compromiso y de conexión con los intereses de los jóvenes, nuevas formas de acción y participación ciudadana y socio-política, nuevas formas de colaboración, etc.

Nuestro proyecto plantea el debate en torno a la necesidad de reorganizar las instituciones formales desde las incertidumbres y no desde las certezas, de acuerdo a estos nuevos proyectos, con formas diferentes de entender la enseñanza, la producción, lo educativo, el conocimiento, etc. Lograr desarrollar estas metodologías de tipo disruptivo convierte las aulas en laboratorios de ideas que permanentemente buscan la producción, la participación y el aprendizaje distribuido como desafío ya no solo técnico, sino cultural (Groom & Lamb, 2009).

De acuerdo a esto, los objetivos que nos planteamos en este proyecto son:

    1. Identificar los elementos vertebradores de las pedagogías emergentes y prácticas educativas disruptivas en la educación secundaria (obligatoria y postobligatoria) a través de las opiniones de personas expertas en el campo de la innovación educativa que nos permitan evaluar las potencialidades y dificultades a las que se enfrentan esto proyectos educativos.
    2. Analizar en profundidad la creación, habilitación y sostenimiento de entornos de producción, investigación y difusión de proyectos educativos disruptivos en educación secundaria que exploran las nuevas formas de experimentación creativa y de aprendizaje colaborativo que han surgido dentro de la sociedad hiperconectada y la cultura-Red.
    3. Implementar un espacio transversal de encuentro virtual (Laboratorio de Pedagogías Emergentes y Prácticas Disruptivas) para conectar, traducir, recontextualizar, articular y recombinar el conocimiento generado en los centros escolares sobre la base de dinámicas disruptivas que pretenden mediar en los procesos de creación, interacción y participación pública.

 

Metodológicamente optamos por una investigación interpretativa que conjuga diferentes estrategias metodológicas de acuerdo con las diferentes fases que se plantean: La primera fase, a partir del desarrollado de la técnica Delphi, planteamos realizar un mapa de percepciones y representaciones de un grupo de expertos en relación con el significado de las prácticas disruptivas y emergentes, planteadas anteriormente. En una segunda fase nos adentraremos en el estudio de casos con instituciones que están desarrollando prácticas de este tipo. En la última fase nos planteamos el desarrollo de un laboratorio de Pedagogías y Prácticas Emergentes, con el ánimo de diseminar los resultados de la investigación y compartir las prácticas disruptivas que se estén realizando en el mapa educativo español. En este sentido hay un avance de una investigación previa con la creación de labnomadis (https://labnomadis.com)

Proyecto Nómadas del conocimiento: análisis de prácticas pedagógicas disruptivas en Educación Secundaria.

 

Primeros resultados:

De acuerdo con lo avanzado hasta ahora parece evidenciarse que las prácticas disruptivas surgen en los propios centros educativos, en un marco de necesidades específicas. De hecho, hay una cierta tendencia a no vincular estas prácticas con dinámicas institucionales o programas educativos establecidos, en un intento de mantenerlas “a salvo” de los constreñimientos y controles que caracterizan a estos, en un intento de estandarización y homogenización. Se huye, por tanto, de su curriculización y de las prácticas evaluadoras, en tanto de dejan de tener sentido para el alumnado.

Desde una dimensión relacionada con la construcción de ciudadanía, acorde con la propuesta de conocimiento knowmádico planteada anteriormente, percibimos un liderazgo y producción de conocimiento distribuido, en la que intervienen múltiples fuentes, dinámicas, procesos, formas de expresión, que diversifican y complejizan estas dinámicas. Hay un intento de vincular estas prácticas con los sistemas de referencia de los adolescentes y jóvenes, así como con sus modos de producción cultural, social y política. En este sentido lo disruptivo va más allá de los aprendizajes académicos, sino que apunta a dinámicas de construcción de ciudadanía más abierta, participativa y democrática.

Esto afecta a dimensiones diversas de la institución escolar, además de lo curricular. El sistema organizativo sufre cambios importantes, resaltando el papel que juegan los órganos directivos, pero sin dejar de lado la iniciativa colectiva e individual en la construcción de espacios nuevos de relación y de construcción. De este modo los modelos pedagógicos cambian, abandonando la orientación hacia los contenidos, la evaluación final y la disciplina y se apuesta por dar respuesta a los problemas educativos (sociales, culturales y políticos) que emergen de los procesos escolares particulares.

 

Sin comentarios

Lo sentimos, este artículo no admite comentarios en este momento.